Grupos de Whatsapp: ¿Podemos mejorar la seguridad en la ciudad? El caso de Río Grande, Tierra del Fuego

Hace 2 años hacíamos la nota “Seguridad – Cartografía participativa del delito” y hace un año tomaba repercusión en medios nacionales las acciones desde Río Grande, Tierra del Fuego, que había implementado el “Comisario Whatsapp”. Hoy nos pareció interesante compartirlo con ustedes para conocer cómo se desarrolló el trabajo de seguridad participativa gracias a Marcelo Guerrero.

-¿Cómo se te ocurrió formar una red a través de Whatsapp?

-Yo ya usaba grupos de Whatsapp, cuando llegué a la comisaría 1 y me presenté en reunión con todos los vecinos, en una escuela a la que asistieron cerca de 300 vecinos, había muchos problemas de seguridad y yo les planteo hacer un grupo de Whatsapp, les di mi número de celular y les pedí que me enviaran mensajes con sus nombres y de dónde eran. Armé el primer grupo con los primeros cincuenta y tres vecinos, un 18 de marzo, era el contacto entre nosotros. Quería ver cómo funcionaba un grupo con el tema de la seguridad.

-¿Cuál fue la respuesta de los vecinos?

-Al principio no les gustó, porque había mucha inseguridad y querían más presencia policial y más móviles. Le dieron utilidad cuando, por ejemplo, veían jóvenes o un auto con actitud sospechosa, o un choque, un incendio. Ellos cargaban la denuncia y yo les mandaba el móvil policial.

-¿En qué casos se utilizó y con qué resultado?

-Los resultados siempre fueron positivos, porque más allá de los resultados, el contacto con los vecinos fue fundamental. Ellos cargaban todo lo que consideraban de seguridad. Tengo un caso que me acuerdo, de una mujer que mandó un audio de un masculino golpeando a una mujer, y estaban todos pendientes, preguntaban qué había pasado. Ahí les conté que el hombre había sido detenido.

-¿Cuánta gente integra el grupo? 

-Depende de la cantidad personas, yo lo divido por sectores y por barrio. Tengo un barrio que es Chacra 13 y ahí hay seis grupos porque es muy grande el barrio, entonces lo tengo dividido por sectores. En cada grupo hay cerca de 256 personas, si lo tengo que ampliar, lo amplío.

-¿Sos el único administrador?

-Yo era el único al principio pero como el grupo fue creciendo, tengo otro administrador web, que es de la oficina administrativa y otro jefe más es administrador, y otro que está conmigo que también es administrador, todos ellos manejan los ingresos. Para ingresar al grupo es fundamental que manden una foto del DNI, entonces yo sé quién es y si tiene antecedentes no ingresa. De acuerdo a la dirección ingresa en el grupo que corresponde.

-¿En qué aspectos benefició a la comunidad? 

-Esta integración entre el teléfono del policía, el del comisario y el whatsapp web del que atiende el 101 en la comisaría, se disminuyó los fines de semana las intervenciones por música alta, de ruidos molestos de vecinos. El índice delictivo descendió casi un 75%. De un lugar en donde había todo tipo de hechos, en un mes se registraban cerca de diez hechos y pasó a registrarse uno.

-¿Cómo se podría mejorar? 

-Teniendo más participación de los vecinos, con personal policial que vaya de puerta a puerta y que puedan agregar más personas pero falta logística. Si en una cuadra o una manzana tuvieras más vecinos, sería mucho mejor, porque a los vecinos les gusta participar, estamos todos en la misma. Pero a veces tenés en alguna cuadra hay uno o dos, en otras hay veinte.

-¿Hay algún aspecto negativo?

-Al principio tuvimos que separar las aguas porque la gente cargaba cosas que no tenían nada que ver para los grupos de Whatsapp, entonces decidí formar grupos paralelos, sin participar en la comisaría, pero en donde estaba otro comisario y yo, ahí el vecino hablaba de los cortes de calles o si viene el agua o no, que no tenían que ver de lleno con la seguridad pero sí el trámite con el vecino. Lo subsanamos de esta manera.

-¿Pensás que se podría crear una red más amplia o no es conveniente que sea muy numerosa? 

-Sí, yo soy un convencido de que en cualquier jurisdicción podés crear un grupo de seguridad, para eso es importante que el vecino deposite confianza en la comisaría, en dar su número de celular. El vecino se queda expectante, cuando carga algo en el grupo, yo como administrador y jefe de la comisaría veo primero la respuesta de la policía y después veo si el vecino está satisfecho o no.

-¿Crees que se podría replicar el grupo a todas las comunidades vecinales?

-Sí, claro. Hay comunidades vecinales que la están implementando como la de Córdoba, Tucumán, Santa Cruz, Corrientes, Chaco y Punta Arenas. Lo sé porque son lugares que me han consultando vía Skype, yo les doy la información de qué se puede hacer y cómo lo podemos corregir.

-¿Hay otras redes sociales que se estén usando también? 

-Otra red que uso mucho es el Facebook, como comisaría o mi cuenta personal. El otro día un pibe dejó una carta porque se quería matar y se fue. Yo no dejo de ser un comunicador social, puse en mi Facebook la foto de él y las circunstancias del hecho y lo compartieron aproximadamente mil trescientas veces, imaginate que a su vez lo compartieron entre vecinos y vecinas: más de diez mil veces. Apareció porque se fue a un hotel y la conserje lo había visto por la red social del Facebook y supo que lo estaban buscando, llamó al 101 y lo fueron a buscar, por lo tanto el Facebook sirve en ese sentido.

También implementé el botón antipánico, que es fundamental, una aplicación que se baja gratis del Play Store o se le brinda ayuda a los que pasan por la comisaría. Cuando se pulsa el botón y se acciona el mensaje de ayuda en cualquiera de los grupos, se activa siempre a cuatro terminales, al celular del comisario, al de la comisaría, al de un oficial en jefe, o la central de Comunicaciones, ahí se da la posición global y satelital de la persona que pide el auxilio, amén de que tenemos un protocolo por el que si a la mañana lo acciona una persona por violencia de género, sabemos que esa persona está trabajando o los horarios que acostumbra a manejar. Yo hice cuatro grupos, para los comercios, para las personas hipoacúsicas y sordomudas, para las personas de la tercera edad y para las personas que sufren de violencia de género.

—–

Marcelo Guerrero, el impulsor de los grupos, el famoso Comisario Whatsapp, fue separado del cargo a mediados de mayo por acusaciones de no haber dispuesto una custodia policial a una supuesta víctima de violencia de género en un confuso caso, lo que él mismo negó en su defensa. La popularidad por haber bajado el índice de delitos en la región le valió el cariño de los vecinos que lo apoyan y siguen reclamando su regreso a la Comisaría Quinta, algo que todavía no está dictaminado. Pero el ejemplo del uso de la aplicación de las redes sociales para mantener la conexión con los vecinos y el control de la seguridad en los sectores de la ciudad fue implementado en otras provincias con mucho éxito.

Muchas gracias, Marcelo Guerrero, por acceder a esta entrevista para el Observatorio de Comunidades Virtuales en Patagonia.

Nota realizada por: kariuenverde 

Compartir

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Patagonias.org

Diseño web DS